Meditación

La importancia de la meditación.


La meditación se asocia a un estado de bienestar vinculado a lo espiritual. Lo cierto es que al conjuntar una relajación profunda con una respiración regular, los beneficios que se alcanzan son algo más que una calma mental, o una mera sensación de bienestar pasajero. Se ha comprobado científicamente, utilizando técnicas tales como las resonancias magnéticas, que la práctica regular de la meditación nos aporta múltiples beneficios, entre ellos una remarcable mejora de la memoria, de la capacidad de atención, detectandose incluso un significativo aumento de ciertas partes de la corteza cerebral.
Asimismo, mejora la inteligencia emocional, potencia el funcionamiento del sistema inmunitario, sirve para aliviar el estrés y baja la presión sanguínea.
Los monjes budistas, con miles de horas de meditación a sus espaldas, han permitido a los científicos constatar los cambios que la meditación produce en el cerebro y que han sido medidos con técnicas de imagen, como la resonancia magnética funcional y más recientemente, la magnetoencefalografía (que mide la actividad en distintas zonas cerebrales durante un tiempo determinado). Los sorprendentes resultados obtenidos durante un estudio de la Universidad de Wisconsin (EEUU) con el monje tibetano Matthieu Ricard hicieron que en 2007 fuera considerado «el hombre más feliz de la Tierra».
Debemos tener en cuenta que la felicidad es un estado mental y que trabajando y calmando la mente nos será mucho más fácil acceder a este estado. Sí permitimos que sea nuestra mente la que rija nuestros estados emocionales, sin calmarla antes, probablemente nunca hallaremos la ansiada felicidad, puesto que la mente tiende a negativizar los hechos. Nuestro peor enemigo es nuestra propia mente y meditar es la mejor herramienta para convertirla en nuestra aliada.

 

Así es como la meditación afecta a tu organismo:

 

Con 3 minutos baja la presión arterial y mejora la circulación.

Con 11 minutos la glándula pituitaria y el sistema nerviosos lo detectan y cambian.

Con 22 minutos tus tres mentes ( la negativa, la positiva y la neutral) empiezan a trabajar conjuntamente, por lo que tu integración mental cambia.

Con 31 minutos ya afecta a toda tu mente y a tu aura o campo energético.

 

La meditación y los niños

La meditación guiada para niños influye en su comportamiento. El hecho de meditar una o más veces por semana hace que se muestren menos nerviosos y más asertivos. El objetivo es que aprendan a observarse a si mismos, sus emociones y, así , ayudarles a madurar. Los niños sufren las mismas emociones que los adultos: miedos, ansiedad, estrés, etc., hecho que no siempre tomamos en cuenta. La meditación no sólo puede ayudarnos a nosotros a controlar éstas emociones, sino que puede ser muy beneficioso también para ellos. Si el niño se siente a gusto con la meditación,con su práctica se volverá más tranquilo, más imaginativo y, lo más importante, aprenderá a dominar sus impulsos. La vida que llevamos hace que todo sea deprisa, con una cantidad de información que, a veces, resulta difícil de digerir y asimilar, haciendo que nuestra mente esté siempre ocupada. La meditación hace que la mente se relaje, como si le diésemos al botón de pausa. No sólo es importante una actividad física para mantener el cuerpo en condiciones óptimas, también es necesario el ejercicio mental para mantener la mente sana y fuerte.
 

Contacto:

Centro Indigo
Calle Manila 49, bajo

08034

Barcelona

info@centroindigo.org

Teléfono: 630084625

Ahora también puede informarse sobre todo lo relativo a nuestra asociación a través de las redes sociales.